Médicos cubanos protagonizan atención sanitaria en sitios inundados

Des­ple­ga­dos en todos los cuadrantes de esta localidad venezolana, unos 150 profesionales cubanos, entre médicos y enfermeros, encabezan las la­bores urgentes de prevención epidemiológica y garantizan el grueso de la asistencia sanitaria a los damnificados por las inundaciones severas de los últimos días.

Aunque mantienen consultas en los cinco refugios de evacuación que permanecen ocupados, la mayoría de los galenos recorren las zonas habitadas, incluidas aquellas en las que es preciso trasladarse en canoas, pues el 30 % de la ciudad continúa anegada.

Esteban Marichal, jefe de la mi­sión médica cubana en el estado de Apure, detalló que hasta este miércoles superaban ya las 10 000 personas atendidas, la mayoría por patologías respiratorias, diarreicas, cuadros febriles, enfermedades de la piel y otras de índole infecciosa, debido a la alta humedad y el deterioro progresivo de las aguas estancadas.

Resaltó que a la par de la atención primaria, los médicos realizan el tratamiento con abate a los depósitos y encharcamientos en cada lugar que visitan, a fin de erradicar vectores fundamentales como el mosquito; mientras reparten volantes y puntualizan con la población las medidas básicas de protección epidemiológica dentro de sus hogares.

El destacamento cubano em­plazado en Guasdualito, dijo, prioriza la re­cuperación y puesta en funcionamiento de las instalaciones vinculadas a la misión Barrio Aden­tro, entre las que se cuentan dos Centros de Diagnóstico Integral (CDI), diez consultorios y dos salas de rehabilitación.

Precisó que uno de los CDI ya ofrece todos sus servicios durante las 24 horas, incluido un salón de operaciones, laboran en el acondicionamiento del otro, y la mitad de los consultorios reabrieron a la atención primaria.

Junto al personal cubano de la salud laboran unos 90 estudiantes venezolanos de Medicina Integral Comunitaria, formados docentemente por los galenos antillanos.

El doctor Rolando Mateo, vicejefe de Epidemiología de la misión cubana, subrayó que además de la atención sanitaria a la población, el frente fundamental actual consiste en el saneamiento intensivo de las áreas donde las inundaciones van cediendo, debido al número elevado de animales muertos y la combinación de las aguas potables y albañales.

A pesar de los riesgos, el doctor Víctor Alonso, coordinador principal de la brigada médica de apoyo a Guasdualito, confirmó el perfecto estado de salud de todos los colaboradores de la Isla; así como la estrecha vigilancia sobre sus condiciones de trabajo, de vida y para la protección personal.

Situada en la frontera occidental de Venezuela con Colombia, la ciudad de Guasdualito ocupa un sector circunvalado por los ríos Sarare y Arauca, cuyas aguas desbordadas provocaron las inundaciones que afectaron al 90 % de sus 49 000 habitantes.